Los seis tesoros arqueológicos más importantes de Ecuador

Andes
by admin
June, 29, 2017
Tiempo de lectura
5 minutos
Un recorrido por los vestigios de civilizaciones ancestrales, que dejaron la huella de su vida cotidiana y de sus ritos y ceremonias, permite conocer el desarrollo y la espiritualidad de estos pueblos.

En América Latina, los vestigios de estas civilizaciones se encuentran en varios puntos del continente, enmarcados en entornos naturales maravillosos. Recorrerlos permite intuir el esplendor de unas civilizaciones perdidas en el tiempo.

México, Colombia, Perú, Ecuador son algunos de los países conservan los vestigios de civilizaciones precolombinas como las de los Maya, los Incas y los Aztecas. La ciudad Maya de Tikal, en Guatemala; las majestuosas ruinas de Machu Picchu, en Perú; las ruinas de Chichen Itza, que fuera la capital más importante de la cultura Maya, localizada en Yucatán, México, son algunas de las más representativas del continente.

Ecuador también conserva, en varios puntos de su geografía, los restos y cimientos de importantes civilizaciones preincaicas. Le proponemos un recorrido por las más conocidas y visitadas por arqueólogos y turistas:

Museo de Sitio de Tulipe

Setenta kilómetros al noroccidente de Quito, se encuentra uno de los mayores hallazgos arqueológicos de Ecuador: las huellas de la civilización preincaica de los Yumbos (800 después de Cristo, hasta 1660).

El Museo de Sitio Tulipe, ubicado en la capital del país, Quito, le transportará en el tiempo, concretamente a principios del pasado milenio. Los acueductos, piscinas, tolas, petroglifos y caminos de piedra permiten deducir el enorme legado astronómico, geométrico y arquitectónico que nos dejó la civilización de los Yumbos.

El levantamiento más importante del Museo es un centro ceremonial compuesto por ocho grandes estructuras de roca, vinculadas a los acueductos. Estas estructuras eran utilizadas por los Yumbos para desarrollar ritos purificativos, adorar a dioses y calcular el tiempo.

El entorno natural que envuelve estas ruinas, sus ríos aledaños y diversos senderos conduce a lugares con aire místico, en los que el visitante se sorprenderá con los petroglifos de complejas figuras.

Los senderos de este sitio ancestral han perdurado en el tiempo y, según los arqueólogos e historiadores, fueron utilizados como vías de conexión entre la Sierra y la Costa.

Con una muy didáctica reproducción multimedia, en el Museo de Sitio de Tulipe se relata la historia de la civilización de los Yumbos. El contenido de estos guiones es el resultado de 25 años de investigación sobre la cotidianidad y trascendencia de esta cultura preincaica, de avanzado desarrollo organizativo, espiritual y arquitectónico.

Horarios: De miércoles a domingo, de 09:00 a 17:00 Costo: Adultos, 3 USD, Estudiantes, tercera edad, niños y personas con capacidades diferentes, 1USD

Ruinas de Cochasquí

El parque arqueológico y de investigación de Cochasquí, ubicado en el cantón Pedro Moncayo (provincia de Pichincha), tiene una extensión aproximada de 80 hectáreas. Situado a más de 3000 msnm, es un perfecto mirador para observar elevaciones como el Cerro Puntas, el Cotopaxi, los Illinizas, el Pichincha, el Quinche, entre otros.

El sitio conserva una enorme riqueza histórica y cultural, expresada en los vestigios del pueblo preincaico de los Quitu-Cara, que habitó una extensa región desde la Costa hasta la Amazonia, y desde el norte de Pichincha, hasta el sur de Colombia.

Quince pirámides truncas y más de veinte montículos funerarios, un jardín botánico y un museo arqueológico, permiten conocer e interpretar la cultura solar de esta civilización.

Cochasquí, ubicado a 52 km al norte de Quito, es un templo del misterio. Varias teorías sobre lo que pudo haber sido en su momento de esplendor se tejen entre los científicos, arqueólogos e historiadores. Muchos sostienen que pudo haber sido un observatorio astronómico, o una necrópolis. Para otros, se trataba de altares de adoración o de un sitio de prácticas militares. Esto último porque allí se encontraron más de 500 cráneos humanos.

Además de las pirámides y montículos funerarios, muros, terrazas, lagos artificiales, canales, caminos, etc. forman parte del Parque Arqueológico de Cochasquí, que integra también el recorrido del Qhapaq-Ñan (el Camino del Inca).

En el sitio arqueológico existen llamas, zorrillos, lobos, conejos, perdices, tórtolas, cóndores, águilas y pumas. También puede observar la vegetación originaria que incluye árboles como el puma maqui, arrayán, sacha-rosa, capote, aliso, orquídeas, otros. Recuerde que a 15 km. se encuentran las Lagunas de Mojanda y la elevación Fuya Fuya.

Para llegar a Cochasquí debe tomar la Panamericana Norte. En el km 52, a la altura del peaje, deberá tomar el desvío a Cochasquí; también puede llegar desde Mojanda o por Tocachi o Malchingu.

Usted podrá encontrar hospedaje en la ciudad de Otavalo, conocida mundialmente por su mercado y sus artesanías, o en la ciudad de Ibarra.

Horarios: El parque Arqueológico Cochasquí se puede visitar todos los días del año, de 08:30 a 16:30. El valor del ingreso a este parque es: USD 3 para extranjeros, USD 1 para nacionales, USD 0,50 para estudiantes y USD 0,20 para niños y personas de la tercera edad.

Las ruinas de Ingapirca

Al sur del Ecuador, en la provincia del Azuay, se encuentran las ruinas de Ingapirca, complejo arqueológico situado en un altiplano de la provincia de Cañar.

Solamente 80 km de la hermosa y cultural ciudad de Cuenca, estas ruinas precolombinas fueron construidas por los habitantes de la cultura Cañar, para ser utilizadas como centro ceremonial y de intercambio de comercio.

Los vestigios de Ingapirka, palabra que significa “muro del Inca”, pudieron haber sido un observatorio del Sol y de la Luna, además de un centro ritual y de estrategias militares, según las interpretaciones científicas. El edificio, de origen Inca- Cañari fue construido por orden directa del Inca Huayna Cápac, durante las guerras de expansión territorial.

El entorno de estas majestuosas ruinas lo conforman los páramos de Curuquinga y Buerán, al este y sur, y la cordillera occidental por el oeste. Se dice que la civilización Cañar eligió estas tierras para construir estos templos que estaban integrados en una ruta que recorrían entre Ecuador y Perú.

Los grandes hallazgos de cerámica de estas ruinas han ayudado a datar ese lugar en los años 500 AC.

Usted podrá disfrutar de estos parajes con una visita de un día y hospedarse en la cultural y hermosa ciudad de Cuenca, Patrimonio de la Humanidad.

Horarios De lunes a domingo 08:00 a 19:00 Costo de ingreso:5 USD

Comuna de Agua Blanca, en Manabí

Ubicada a unos 15 km al norte de la ciudad de Puerto López, en la provincia de Manabí, la comuna de Aguablanca es un centro arqueológico encajado en un hermoso entorno natural.

La comuna es parte del Parque Nacional Machalilla. Vestigios de la civilización de los Machalilla y de la cultura Manteña se encuentran en este terreno, transformado en un museo de sitio.

Ruinas de templos, plazas y viviendas de la cultura manteña (1.500 A.C), así como urnas funerarias, y objetos de cerámica, sobre todo de uso doméstico y ceremonial, pueden observarse en este museo y dan una idea al visitante de lo que fue la vida cotidiana y la cultura de estos habitantes ancestrales.

Al recorrer la rivera del rio Buenavista, se puede descubrir un asentamiento con los restos de templos, plazas y viviendas de la cultura Manteña. Los hallazgos cerámicos salen al paso en todo el camino.

La laguna de azufre es otro de los atractivos de la visita a la comuna. Se trata de una laguna natural con concentraciones de azufre, que emanan de una formación volcánica subterránea. Se dice que estas aguas tienen propiedades curativas.

Complejo de Pumapungo de Cuenca

En pleno centro de la ciudad de Cuenca, en el casco histórico, encontramos un parque arqueológico, construido a finales del siglo XV.

Estas son las ruinas de lo que, según los arqueólogos e historiadores, fue una de las ciudades más imponentes del imperio Incaico. Allí se encontraban el Templo del Sol y un templo de vírgenes del Sol. También formaba parte de este complejo el templo de Tomebamba.

Durante los trabajos realizados en las dos últimas décadas, se recuperaron diversas piezas de cerámica, metal, conchas y huesos, que se pueden apreciar en el museo de sitio y que hablan de una organización compleja y desarrollada.

En este lugar se asentó la ciudad de Tomebamba, que fuera destruida antes de la llegada de los conquistadores españoles, quienes después levantarían sus iglesias sobre las piedras de los templos indígenas. Se dice que esta ciudad fue cuna del hijo del Inca Hayna Cápac y que esta condición le valió convertirse en un espacio sagrado.

En el Parque Arqueológico de Pumapungo se puede observar también la entrada a un túnel de treinta metros de largo. Los estudios determinan que este sirvió de mausoleo y que simbolizaba el mundo de los espíritus. Todo ello, como parte de la cosmovisión compleja y profunda del pueblo que habitó lo que ahora constituye el complejo arqueológico más importante del país.

Si lo visita, usted podrá alojarse en la hermosa ciudad de Cuenca, construida con las mismas características que la ciudad de Cuenca en España.

Horarios: De lunes a domingo 08:00 a 19:00 Costo de ingreso: 5 USD

Rumicucho, en la mitad del mundo

“Rincón de piedra”. Ese es su nombre en Qichwa: Rumicucho. Estas ruinas arqueológicas, ubicadas al norte de la ciudad de Quito, nos ofrecen una clara visión de lo que fue un templo dedicado al Dios Sol.

Desde su privilegiada ubicación, en una colina desde donde se puede apreciar el cerro de La Marca y el volcán Cayambe, que forman una línea horizontal este – oeste, lugar exacto por donde atraviesa el Sol en su equinoccio.

Se cree que Rumicucho fue uno de los templos más importantes de adoración al Astro Rey. Con una extensión de más de 300 m. de largo por 75 de ancho, está formado por cinco terrazas de piedra en forma piramidal.

Durante los enfrentamientos entre los pueblos nativos y los Incas, este lugar sirvió como estructura militar de apoyo y logística, debido a su estratégica situación. De ese uso quedan, como huellas, caminos, puentes y tambos; construcciones que, según la historia, también fueron utilizadas como un fuerte militar Inca.

Rumicucho es un lugar de encanto, con maravillosas vistas, en el que usted podrá aprender sobres estos pueblos milenarios y sus tradiciones y valorar el desarrollo y conocimiento de las culturas ancestrales. Todo eso, rodeado de un maravilloso entorno natural. Horario: De lunes a domingo 10:00 a 22:00 Costo de ingreso:4 USD

country image